Cuando estés escribiendo tu próxima canción, no subestimes el impacto de un buen puente, este puede añadir un nuevo tono y sentimiento emocionante en la canción, contar un nuevo capítulo en la historia de tu letra, y lo más importante, mantener el interés de tus oyentes.

No todas las canciones necesitan un bridge – hay una gran cantidad de canciones hit que solo tienen coros y versos – pero hay ocasiones en las que un puente bien escrito cambia una canción de buena a excelente.

Escribir un puente efectivo para tu próxima canción es más fácil de lo que piensas. Con estas tácticas de songwriting puedes desarrollar un puente que ayudará a mantener a tus oyentes enganchados todo el tiempo.

¿Qué es un puente?

El puente es una sección que agrega una sección nueva y musicalmente diferente a la canción, y generalmente sirve como un cambio o desarrollo necesario para el oyente.

No hay reglas de en donde tengas que poner el puente en términos estructurales de la canción, pero en la música pop, es mayormente común ponerlo antes del segundo coro, el oyente ya ha tenido la oportunidad de escuchar y acostumbrarse a los versos y coros, y está listo para algo nuevo.

El puente debe contrastar con las otras secciones de la canción, este contraste puede venir de un cambio en las dinámicas, melodía, ritmo, o incluso un cambio de tonalidad. Esta sección de la canción debería poder unir (o «hacer un puente») la historia de la canción mientras le agrega un nuevo sentimiento.

Cómo construyas e implementes el puente despende solo de ti y tu creatividad, una vez tengas estos tips y trucos en tu caja de herramientas ¡puedes usarlas para sacar ventaja!

1. Introduce Un Nuevo Gancho Melódico (O Varios Ganchos Melódicos)

Todos sabemos que algunas de las mejores canciones pop son conocidas por sus innegables ganchos melódicos (en inglés catchy hooks) que se quedan atascados en tu cabeza y te hacen volver por más. La mayoría del tiempo, el gancho principal se encuentra en los coros o se presenta por primera vez como un gancho instrumental o sin letra en la sección de introducción. Pero también puedes usar ganchos como una excelente manera de hacer que tu puente sea más interesante.

Una de las mejores canciones pop (en mi opinión) que salió el verano pasado es «Never Really Over» de Katy Perry. Esta canción te sorprende con gancho tras gancho, siendo el del coro el más destacado. Cuando la canción llega al puente, los acordes y la dinámica no cambian en absoluto, pero ella introduce otro gancho que nos mantiene conectados.

El primer cambio significativo en este gancho del puente son los ritmos. Perry cambia de sacudir rápidamente su lengua en ritmo de semicorcheas en el gancho del coro, a un ritmo que tiene una sensación de trecillo de negra, lo que permite que la letra respire y deje que la emoción de la canción sea más profunda (“thought we kissed goodbye, thought we meant this time was the last…”).

El gancho también es seguido por una repetición de la letra del pre-coro (“I guess it’s never really over…”), pero esta letra ahora tiene una nueva melodía. Esto une muy bien esta sección con las otras secciones y trae de vuelta una letra familiar, al tiempo que proporciona un cambio suficiente para mantener las cosas interesantes.

Finalmente para unir todo, vuelve a traer el gancho del puente una última vez después del coro final para concluir la canción. Escribir puentes como este es muy efectivo porque no solo estás viendo el puente como una sección única de la canción, sino como un gancho integral que ayuda a hacer que la canción sea lo que es.

2. Haz Cambios De Dinámica

Cualquier canción, independientemente de si tiene un puente o no, debe incluir cambios en la dinámica. La palabra dinámica se refiere al volumen de las secciones, frases y notas en una pieza musical. Un cambio dinámico en una sección puede hacerla más fuerte o más suave que la sección anterior o siguiente. Esto crea una curva en tu canción y ayuda a transmitir las emociones que deseas expresar a tus oyentes. Uno o varios cambios dinámicos pueden existir en cualquier lugar de la canción, eso depende de en donde tú como compositor sientas que tiene más sentido, pero si estás buscando una buena forma de desarrollar tu puente este es un buen lugar para empezar.

Si tienes una canción llena de energía con capas de sintetizadores y beats de batería vibrantes, trata de dejar que la dinámica del puente caiga utilizando tan solo el piano y las voces, o una producción más moderada. Si tu canción es una balada suave de piano, intenta llevar las cosas a un nivel superior en el puente con ritmos agitados y voces poderosas.

Un gran ejemplo de puente que cambia de dinámica se puede encontrar en la canción “Sledgehammer” de Fifth Harmony (coescrita por la super estrella, artista y compositora Meghan Trainor). El coro explota con el poder de las 5 vocalistas cantando en vivo al unisono, junto con los sintetizadores pesados y ritmos de batería inspirados en el EDM. En el momento que alcanza el final del segundo coro es necesario algún tipo de cambio para darle al oyente un descanso de los primeros 2 minutos y 30 segundos de energía intensa. Los compositores lograron este contraste ejecutando un magnífico cambio dinámico para el puente.

3. Inserta Un Buen Cambio De Tonalidad

Seamos honestos , todo el mundo ama un buen cambio de tonalidad. Sí, el cambio puede ser exagerado, pero cuado se ejecuta correctamente ¡puedes literalmente elevar tu canción y emocionar a tus oyentes! El la música pop los cambios de tonalidad más comunes son de medio o un tono arriba, pero de nuevo, no existen reglas. La leyenda del pop Whitney Houston ropió la norma tras modular 3 medios tonos debajo de Sol Bemol (Gb) a Mi Bemol (Eb) en su hit “How Will I know”. Además, existen una gra cantidad de canciones que modulan a la relativa mayor o menor, incluso optan por otro camino como dirigirse a una tonalidad que no tiene relación alguna.

Un puente con una modulación excelente para escuchar e inspirarse es “Getaway Car” de Taylor Swift. La canción empieza en la tonalidad de Do Mayor (C major) y se mantiene por los 2 primeros versos y coros, pero después en el puente modula un tono arriba a Re Mayor (D major). Esto crea una sorpresa exitante para el oyente, no solo se escucha una nueva tonalidad, sino que también hay nuevas melodías y letra. El puente introduce perfectamente el giro de la trama de la canción que prepara el escenario para el coro final, que también está en esta nueva tonalidad.

Lo que hace genial a este nuevo cambio de tonalidad es que es un material nuevo para el oyente, pero también se realiza de una manera sutil. Podrías decir que algo es diferente, pero no es inmediatamente obvio que ocurrió una modulación. Swift no utiliza la modulación como si este fuera su último recurso porque no tiene cómo hacer que las cosas sean interesantes, ella solo lo usa para darle a la canción lo que necesita y está pidiendo. Esta es una regla de oro que no es solo para los puentes o modulaciones, es para cualquier elemento de la canción en general. No solo insertes algo extraño / genial / diferente solo por el gusto de hacerlo, agrégalo porque realmente mejorará tu canción.

Cuando Escribas Tu Próximo Puente

Escribir un puente puede ser intimidante, pero entre más practiques ¡más vas a mejorar! Cuando estes escribiendo el puente y te frustres, o te bloquees, solo retrocede y recuerda que este no tiene que tener cuatro cambios de tonalidad y un trillón de ganchos nuevos para ser genial. Incluso los puentes más simples pueden ser los mejores. Algunas canciones ni siquiera tienen un puente, y eso también está perfectamente bien.

Sigue trabajando en tu composición y escritura de puentes con estas tácticas, ¡y llevarás tu composición a un nivel completamente nuevo!

Kira Morrison

Kira Morrison es una vocalista, compositora y arreglista residente en Los Ángeles.